La organización mundial de la salud (OMS) ha concluido que la pérdida auditiva inducida por ruido que principalmente lo encontramos en nuestro lugar de trabajo es la enfermedad ocupacional más común en América Latina.

La exposición diaria a ruido excesivo en el lugar de trabajo en la mayoría de los casos es el factor principal de pérdida de audición en la población activa, y afecta más a hombres que a mujeres.

Obviamente esto está relacionado con el hecho de que existen muchos más hombres que se han expuesto durante muchos años a niveles de ruido excesivos en su lugar de trabajo que mujeres.

Por eso es tan importante prevenir esto ya se con aparatos de protección auditiva y siguiendo algunos de los consejos que publicamos aquí:

  • Usar como ya mencionábamos protectores para los oídos, por ejemplo, tapones, orejeras o protectores auditivos. Es muy importante encontrar el que sea el más cómodo para el trabajador y a su vez, el que mejor atenúe el nivel y tipo de ruido.
  • Monitorear los niveles de la fuente del ruido, el nivel máximo admisible para ruidos de manera continua en lugares de trabajo es de 85 decibeles de presión sonora, medidos en la zona en la que el trabajador se encuentra.
  • Reducir el ruido en el origen mediante un cerramiento parcial o total de la maquinaria o procesos que da origen al ruido; cubrir las superficies en donde se pueda reflejar el ruido con materiales especiales para absorberlos; colocar aislantes para evitar vibraciones; cambiar las piezas desgastadas y lubricar las partes móviles de la maquinaria.
  • Retirar de los lugares de trabajo a las personas hipersensibles al ruido.
  • Limitar el tiempo de exposición al ruido de los trabajadores.
  • Realizar exámenes de audiometrías periódicamente: una vez que sea determinada la definición de los niveles de ruido y las medidas de control, se deben realizar las pruebas de audiometría para evaluar desde el punto de vista médico los niveles auditivos del personal expuesto; estas pruebas permitirán identificar posibles casos de personal que estén teniendo pérdidas auditivas.
  • El personal debe estar capacitado y entrenado en:
    • Identificación de riesgos auditivo.
    • Medidas de control para mitigar o eliminar la exposición al ruido.
    • Poder seleccionar el tipo de protectores auditivos.
  • Es indispensable llevar un seguimiento médico que permita realizar periódicamente un análisis auditivo con un examen de audiometría.

Es importante estar al pendiente de los primeros síntomas asociados a una pérdida auditiva. Uno de los primeros síntomas que presenta el trabajador expuesto que no está protegido es la aparición de un zumbido en sus oídos que puede durar un tiempo prolongado; éste puede desaparecer en horas o en días, por lo cual no se le toma en serio y no se consulta el médico a tiempo. Cuando el zumbido es constante, el daño puede ser irreversible.

Una pérdida de audición no tratada puede conllevar problemas físicos, psicológicos y sociales que afectan su calidad de vida.

http://laboratorioschong.com.mx/como-prevenir-la-perdida-de-audicion-en-el-trabajo/